11.10.10

Dos Cosillas

Hace algunos años escribí lo siguiente:

"En el ecuador de la vida, esta maruja ha tomado conciencia de que el tiempo no es ilimitado, que me quedan muchas cosas por hacer, y otras que aunque quiera no podré hacerlas.

El deterioro físico me preocupa y la vejez me asusta,
me asusta el dolor,
me asusta el sufrimiento,
no así la muerte.

¿Crisis de los cuarenta?

En un libro de Rosa Montero "Amor ciego" la describe así.

"Era como si me encontrara en la antesala del dentista, y me hubiera llegado el turno, y estuviera esperando a que en cualquier momento se abriera la fatídica puerta y apareciera la enfermera diciendo: Pase usted".


Crisis significa cambio, movimiento que implica un mejoramiento o empeoramiento de la situación.

He decidido superar estos duelos y buscar el proyecto personal ajeno a la familia que me haga feliz como el desarrollo intelectual, artístico, o simplemente otras actividades placenteras: bailar, viajar, practicar deportes, mirarme el ombligo y no pensar en nada o ESCRIBIR EN ESTE BLOG.


Señor(a) de las cuatro décadas
no intente volver a los treinta
con esos cuarenta y tantos encima
usted deja huellas por donde camina...»

Así lo canta Ricardo Arjona".

Sólo ha cambiado dos cosillas, he cumplido los 50 y vuelvo a ser universitaria (con carnet y todo) me he matriculado en el Aula Permanente de Formación Abierta de la Universidad de Granada.

Os iré informando.